Fondo Navidad
 
Volver al menú de secciones
 
 
 
 
 
 

PARADA DEL SUEÑO

Por María José Pérez

 

Positivamente revista imagen
 

Después de lo compartido en este fascinante y positivo portal, acercarnos hasta este límite en mucho más que intentar contagiaros de esta sección que por muchas lógicas razones, quisimos bautizar como; “Universo Mágico”. Es dar un paso decisivo hacia la franja donde se mezcla la realidad con aquello que muchas veces, no podemos descifrar y que rozando lo misterioso y paradójico del ser humano, si que intentan darle explicaciones profesionales de la mente o muchos de aquellos, entregados a la causa por demostrar que no hay nada más que lo que vemos con los ojos y nada más fantasioso que lo que no se puede explicar…


Hasta este punto nos desviamos más allá y nos atrevemos a hablar sobre algo más que sueños, después del recorrido por los mismos, las señales que podemos obtener a través de ellos y la sabiduría que el maestro Freud nos concedió sobre la materia; ¿por qué no hablar sobre lo que sufren muchas personas durante el letargo de la noche, sobre ese misterio escondido en la frontera de sus sueños y que va más allá de mensajes o pesadillas?...


Es  la llamada; La parada del sueño, como se le conoce a esta terrible experiencia que viven muchas personas. Algunas de las víctimas de esta horrible situación, son capaces de convencerse de que  lo sufrido durante ese margen entre realidad y sueño, no era más que eso o incluso una pesadilla terrorífica de esas que parecen reales, pero son obra de nuestro subconsciente. Otras, permanecen convencidas de que han sido atacadas por una entidad sobrenatural. Estos últimos, afirman que su agresor es en realidad un fenómeno externo y no de un estado producido por su imaginación. Sin embargo, como siempre los expertos sobre sueños o profesionales de la psicología, descartan que esto sea un fenómeno paranormal, explicando que los pensamientos, imágenes y sensaciones liberados del subconsciente de una persona, son en última instancia ajena al individuo. Aún así, por mucho que intenten encontrar sentido a esta terrible sensación, quedan demasiados dilemas sin respuesta y si las buscamos en los que estudian este fenómeno, nos encontraremos con que; La parálisis del sueño está estrechamente relacionada con la parálisis natural que ocurre en el sueño REM (en ingles“Rapid Eye Movement” o “Movimiento Rápido de los Ojos”) en el estado del mismo. La víctima está totalmente consciente y alerta, sin embargo, el cuerpo permanece paralizado. En este estado, el cerebro es capaz de manifestar unas visiones que son vividas intensamente, sin que el cuerpo no pueda reaccionar. La forma comprensible de defenderse a este escenario es el miedo y el pánico, siendo para la víctima una experiencia terriblemente real. Todos los sentidos naturales de la persona que la sufre, permanecen en pleno funcionamiento, es decir; olor, gusto, tacto, oído y la vista, estando estos presentes aumentando el terror. Durante el sueño REM el metabolismo es más lento, el ritmo cardíaco se reduce, como también la presión arterial y la frecuencia respiratoria. Junto con todo esto viene la parálisis muscular, siendo todas estas un mecanismo de seguridad para evitar lesiones durante el estado de sueño. Con el latido del corazón y la frecuencia respiratoria reducida la víctima experimentará la sensación de presión en la pared torácica y dificultad para respirar. En este estado natural de miedo y de pánico, la víctima puede sentir una sensación de peso en su pecho.


Y; ¿que conduce al individuo a todo esto?... estados de nerviosismo, estrés etc, etc, sobre todo en aquellos estados que nos perturban e inquietan en la vida diaria. El por qué lo sufren algunas personas y otras no, aún pudiendo estar pasando por peores traces en una cosa que ya no saben cómo explicar…


Para mi propio punto de vista y como entendida en el tema, pues yo misma lo sufrí en propia carne. Los profesionales no las tienen todas consigo, es verdad que habrá quien puedan ver alterado su estado durante el descanso nocturno por una u otra causa, o sufrir trastornos del sueño, estados de ansiedad etc, bastante bien basados y justificados, pero en mi caso y en el de muchos que han pasado por estas vivencias, la realidad no se asemeja nada a lo que se quiere encontrar sentido y si a algo muy complejo y directo que seguro que muchos de los que tímidamente se acerquen a leer o compartir este artículo, podrán identificar y quizás y siempre en base de nuestro cometido. Aclarar, tomar como ayuda o simplemente; encontrar la luz o claridad suficientes para ponerle remedio, si cualquiera de esos a los que nos referimos, pasa por algo así…


Durante el sueño, nuestro ser desconecta de la realidad diaria, del plano terrenal en el que vivimos, en ese momento se produce una muerte temporal de nuestro cuerpo y nuestra alma se mantiene libre y plenamente en conexión con ese otro plano, al que está ligada eternamente; el yo superior, esa parte de nuestra consciencia donde fluye todo lo místico y muy ligada al subconsciente humano.


En ese momento, nuestro sexto sentido está presto a la conexión más profunda ya sea mediante sueños o canalizando energías sutiles que se manifiestan para robar la nuestra, ya sea corporal, sexual o mental. Son los llamados vampiros energéticos, aquellas almas o espíritus que vagan eternamente y necesitan de nuestra fuerza vital para subsistir en el inframundo. Si tu luz o energía es atrayente, buscarán en ti como alimentarse o atormentarte, si el pánico te puede aprovecharan ese miedo para someterte y entonces, el retirarte a descansar al final del día, se convertirá en un tormento… pues muchas de las personas que pasan por algo así, intentan no dormir para no sufrir estos ataques al punto, que el cansancio les pasa factura durante el día y a la mínima caída de parpados, el ente consciente de su dominio sobre ellas, estará deseando su debilidad para hacerse más fuerte en cada manifestación.

Ha habido muchos informes sobre extrañas experiencias durante la fase de transición entre el sueño y la vigilia (llamado el estado hipnagógico). Es bien sabido que las visitas se producen durante el sueño, ya que es el momento más desprotegido para nuestro ser y relativamente fácil para un espíritu o entidad comunicarse con nosotros. 


Es muy importante, retirarse a la cama con la mente despejada, decididos a poner una barrera mental, ya que el resto del cuerpo permanecerá como en estado de bloqueo. En el momento que seamos conscientes de un nuevo asalto, poner toda nuestra fuerza en el pensamiento en la mente consciente y rechazar la presencia de dicha desagradable entidad, demostrando nuestra superioridad, dándonos ánimo, mensajes de positividad o inclusive, pidiendo ayuda a aquellos seres de luz o ángeles, que están deseosos de nuestras plegarias. Entonces, puedo asegurar y aseguro, podréis dominar la situación y jamás volverán a molestaros.


Es importante tener muy en cuenta que cuando alguien sufre la parálisis del sueño, lo primero es averiguar todos los detalles acerca de la historia médica de la misma persona, trastornos en el sueño, el estilo de vida…


Una de las preguntas que hay que hacernos es si la parálisis del sueño se ha iniciado antes o después de sus experiencias. También hay que saber cuántos episodios de la parálisis del sueño se han repetido, cuando comenzaron y si alguien más a su alrededor los ha sufrido. En muchas ocasiones todo puede tener una explicación médica, pero en otros muchos casos, no tiene explicación científica, siendo lo desconocido nuestra peor pesadilla.


Desde la antigüedad en muchas culturas es conocida esta terrible sensación que a lo largo de décadas y décadas, han sufrido personajes de todos los tiempos y que en cada sociedad la humanidad en la lejanía ha interpretado…


En muchas sociedades anglosajonas se conoce como “La vieja bruja (Old Hag)”, donde la víctima por lo general, se despierta con una sensación de terror, con dificultad para respirar debido a un peso invisible en el pecho y sin poder moverse.


En Fiji la parálisis del sueño se interpreta como un ser poseído por un demonio. En muchos casos el“demonio” puede ser el espíritu de un difunto pariente que ha vuelto para terminar algo pendiente, o simplemente, necesita comunicar una noticia importante para los familiares.


En Nigeria, es mucho más común entre los africanos nativos que en la población blanca y con frecuencia se hace referencia en las comunidades africanas como el “Diablo en la espalda”.


La parálisis del sueño en la cultura china se conoce como “fantasma sobre el cuerpo” o “fantasma en la cama”.


En la cultura coreana, se asocia con fantasmas o espíritus que se colocan en la parte superior o presionando el pecho de la víctima.


En Camboya, se describe como una persona que está durmiendo y sueña que una o más apariciones fantasmales están cerca. La víctima suele pensar que está despierta, pero incapaz de moverse o emitir sonidos.

strong>En la cultura vietnamita, la parálisis del sueño significa que la víctima es sujetada por un fantasma o por una sombra.


En Islandia, se cree que un duende o súcubo (normalmente una mujer) causa las pesadillas.


Otras culturas europeas tienen variantes del mismo folclore pero con diferentes nombres.


En México se cree que la parálisis del sueño es causada por el espíritu de una persona muerta. Este fantasma en particular, se acuesta sobre el cuerpo de la víctima para dormir, sin permitir a la victima moverse.


Nuevamente lo que hemos querido desde este portal llamado Positivamente, es seguir aportando luz y dejar claro que en cualquier situación la magia sigue estando en nosotros y pasemos por las situaciones más inexplicables que podamos pasar, creer en esa gran herramienta a disposición del ser humano, puede ayudarnos a superar todo ;)

 

 
 
Positivamente revista imagen
 
 
Comment Form is loading comments...

 


 
Recomendaciones