Fondo Navidad
 
Volver al menú de secciones
 
 
 
 
 
 
 

VER CLARO Y SER TÚ MISMO, VAN SIEMPRE DE LA MANO

Por Carme Llimargas

 

Imagen de Manuel Libres Librodo Jr - www.kamerawork.es
 

¿Te has preguntado alguna vez por qué llevas gafas? ¿O si algún día podrás prescindir de ellas?. Nuestra visión, es mucho más que un proceso físico, es un proceso multidimensional, que afecta y es afectada a su vez por nuestros pensamientos y emociones, por nuestra personalidad. Cada síntoma de visión, se puede relacionar con una determinada emoción, con un modo de ser particular.


Del mismo modo que todas las personas que padecen miopía tienen un rasgo de personalidad similar, todos  los présbitas (vista cansada) reaccionan delante de determinadas situaciones de modo parecido y todos los que tienen astigmatismo viven sus vidas desde un mismo punto de vista.


Lo que vemos está muy influenciado, incluso determinado por aquello que creemos. Si creemos que la visión no se puede curar, esto es lo que crearemos. Nuestra visión es un mero reflejo de nuestro punto de vista de la realidad. Cuando nuestra mente empieza a ver más claro, nuestros ojos también. La visión y la mente son inseparables, para sanar hay que buscar en la mente. Si vivimos en un estado crónico de miedo o rabia, todas nuestras funciones sensoriales se contraen, por tanto, vivimos limitados.


Para clarificar la visión es necesario considerar nuevas ideas, abrirse a la posibilidad de experimentar nuevos "modos de ver las cosas". La visión es una metáfora del modo cómo vemos el mundo, muchos problemas visuales son el resultado de evitar mirar algún aspecto de nuestra vida. El cuerpo, la mente, las emociones, la conducta y el entorno intervienen en la creación de dificultades visuales. El proceso empieza cuando nos desequilibramos. Cuando perdemos la armonía, nos “perdemos de vista”. La causa suele ser un estrés emocional debido a una experiencia traumática.


Hemos sido educados para reprimir las emociones, para ocultarlas en lugar de sentirlas y expresarlas. “Que la casa se queme, pero que el humo no salga por las ventanas”... Si ignoramos los sentimientos, estos deben buscar un modo de expresarse, una manifestación que normalmente suele ser nuestro cuerpo físico.


El mundo Oriental se ocupa de la recuperación visiva desde hace miles de años, tanto el Yoga como el Ayurveda tienen en cuenta el cuidado de nuestros ojos, esos grandes olvidados en nuestra cultura occidental, en la que llegado el síntoma nos limitamos a compensar la visión mediante gafas , lentes de contacto y más recientemente con agresivas intervenciones quirúrgicas.


En Occidente, el primero en interesarse de un modo científico por la recuperación visiva de manera natural, fue  un oftalmólogo norteamericano, el Dr William Bates, quién a principios del siglo pasado afirmó que la mayoría de problemas de visión, especialmente los denominados vicios de refracción, eran causados por el estrés. Captado dicho estrés por los músculos alrededor del ojo que al ponerse rígidos lo deforman, haciendo que la imagen que debería de proyectarse en la retina, se proyecte antes o después de esta, impidiendo una correcta transmisión de la información al cerebro, que es en realidad el que VE, el que procesa la información. A partir de una serie de ejercicios de relajación ocular conseguía recuperar el tono óptimo de dicha musculatura y a su vez, la forma original del globo consiguiendo en muchos casos la recuperación total o parcial de la visión de sus pacientes. Aldous Huxley, paciente del Dr. Bates,  en su libro "El Arte de Ver" nos habla de la función de las emociones en el proceso visivo y su conexión con cada síntoma. Sir Martin Brofman, en su libro Mejore su visión, propone distintos tipos de personalidad asociados a cada síntoma de visión.


Actualmente, Franco Bianchi - Milano -  aborda el proceso también desde un  ámbito sistémico, identificando las dinámicas que llevan al individuo a actuar en función de las propuestas del grupo familiar, escolar, país... Añadiendo el punto de vista espiritual, del cómo y el porqué estamos viviendo determinadas situaciones de vida, estamos afrontando la recuperación visiva  a 360º, facilitando al individuo que decide recuperar su vista de manera natural, todas las herramientas indispensables para emprender el camino de vuelta a casa, hacia la claridad interior y exterior.



Los ojos son el espejo del alma ¡un reflejo de ti!


Más información: Carme Llimargas
www.novavisio.org

 
 
Comment Form is loading comments...

 


 
Recomendaciones