Fondo Navidad
 
 
 
 
 
 

EXPRESIÓN EN ESTADO PURO

Por Ana María Ruiz

 

 
  Que te escuchen es relativamente fácil pero que presten atención a lo que dices es algo más difícil. Quizá ese ha sido el motor que ha hecho poner en marcha la acción de un artista ruso llamado Piotr Pavlenski.
 
  Su acción protesta no ha sido otra que la de clavar sus testículos a martillo en los adoquines de la Plaza Roja de Moscú. Y os preguntaréis, ¿ qué tipo de reivindicación o protesta lleva a una persona a infringirse tal dolor ? Pues bien, él lo califica de "metáfora de la apatía, indiferencia política y fatalismo de la sociedad actual rusa". Así de claro.  
 
  En su manifiesto explica :"No es la arbitrariedad de los cargos públicos lo que priva a la sociedad de su capacidad de actuar, sino la fijación en sus derrotas y pérdidas que nos clava cada vez con más fuerza a los adoquines del Kremlin, convirtiendo a las personas en estatuas que esperan resignadas a su destino".
 
  Quién no se ha hecho oir en alguna ocasión, alzando la voz, asistiendo a manifestaciones, con pancartas y carteles, enfín, todo medios tradicionales. Pero lo que este pintor ruso ha buscado es hacerse oir en mayúsculas, atrapando la atención de manera superlativa.
 
  Indagando un poco en si esta acción había sido aislada, descubrí que no era la primera vez que Piotr Pavlenski se manifestaba de esa forma tan singular para expresar su protesta contra el Gobierno del presidente ruso, Vladímir Putin.
 
  En anteriores protestas se quedó desnudo, enrrollándose en alambre de espino y el año pasado en otra protesta se cosió la boca.
 
  El mundo grita ser escuchado y son pocos los que prestan atención.
 
  Nos estamos acostumbrando a ver escenas de ese tipo, reivindicaciones con gran carga de ideas, de insatisfacción, de repulsa, de indignación, de miedo,…
 
  Si permanecemos en silencio, podremos oir a un mundo que pide importantes cambios de gestión para convertirlo en sostenible, más justo y libre. Devolverle a la tierra lo que ella nos aporta día a día, es sin duda un buen proyecto por el que vale la pena luchar y por el que todo ser humano debe alzar la voz.
 
  Quizá ahí sea cuando realmente alcancemos el estado de “samadhi”.
 
 
 
Comment Form is loading comments...

 


 
Recomendaciones