Fondo Navidad
 
 
 
 
 
 

MANDALA DEL DESPERTAR Y LOS TALLERES DEL DIAMANTE DE LA VIDA

Por Manuela Aguiló

 

 
 
  Es posible obtener del espíritu todo lo que necesitamos para evolucionar, sanar y ser felices, lo único que hace falta es pedir, pedir y se os dará, porque el verbo (lo que pedimos ) se hace carne, (se manifiesta).
 
  Voy a intentar resumir cómo surge el mandala del despertar y los talleres del diamante de la vida, los cuales están intrínsecamente relacionados y son herramientas para usar de forma particular, para que cada uno sea el protagonista de su propia sanación al ritmo del propio despertar. (Al final encontrareis dos links sobre los talleres).
 
  En primer lugar, todo empezó después de años dedicada a la sanación, y sobretodo a mi propio proceso de sanación y despertar, con contínuo subir y bajar enérgeticamente, subir para disfrutar de estados de gracia, de gratitud, de entendimiento, podríamos decir de iluminación y las bajadas de desesperación, de oscuridad, de obcecación, frustración y mucho trabajo para salir de ahí.
 
  Llegó un momento, en una de estas bajadas, con un gran enfado por no poder limpiar algo de una “vida anterior” (“momento” en la vida eterna), sintiéndome como si las herramientas que antes usaba ya no me funcionaran, donde hago una pregunta clave, con la pasión suficiente para obtener una respuesta rotunda. La pregunta fue ¿existe alguna herramienta para sanar esto?, oigo un SI rotundo, alto y claro en mi cabeza, pregunto de nuevo ¿podríais darme esa herramienta ? Suena otro Si en mi cabeza. ¿estoy preparada para recibirla y usarla?, nuevamente suena un SI en mi cabeza.
 
  Ese instante marca un antes y un después en mi vida, tanto a nivel individual, como en mi trabajo de sanación. En ese momento me senté con un cuaderno en una mano y un bolígrafo en la otra y desde la meditación y las preguntas fui obteniendo la información de lo que sería dos meses más tarde el mandala del despertar. Los maestros ascendidos que me lo transmitieron fueron Sananda y Saint Germain, y también estuve sostenida y asistida por las maestras señora Nada y señora Portia.
 
  Durante esos dos meses, pasé por varios estados depurativos, y de sanación, pues mi cuerpo necesitaba adaptarse a la nueva energía que iba canalizando y plasmando en el mandala, también el propio mandala pasó por varias etapas, pues los primeros dibujos fueron muy simples, y de repente apareció un dibujo muy complicado de geometría sagrada, haciéndome ver que todo sufría un cambio de nuevo. En el proceso también intervino mi hijo mayor, recibiendo algunas de las figuras y confirmándome la información que yo iba recibiendo.
 
  Un día me desperté sobresaltada, había soñado que usaban el mandala para hacer el mal. Los maestros me indicaron que la geometría sagrada es neutra y que depende de la intención de quien la use, que será para hacer el bien o el mal. En ese momento, no entiendo cómo me transmiten una herramienta tan poderosa si yo misma en un mal momento la podría usar mal; pero después pregunto si se puede proteger para que solo sirva para el bien más elevado, la respuesta vuelve a ser un Si rotundo con una sonrisa de los maestros. Vuelvo a empezar el mandala, pues una de las figuras de protección debe ir debajo de todo. Todo está perfectamente orquestado, cada figura y numero tiene su lugar en 3D, eso resultó importante a la hora de imprimirlo, pero sobretodo energéticamente todo tiene su sentido.
 
  El mandala vino con instrucciones de uso, en ese momento simples, aunque solo con ponerse delante de él ya producía cambios en la gente, siendo de una gran ayuda para meditar, aclarar dudas y sobretodo para entender y accionar el plan Divino propio.   Estrella del agua, sacada de la figura del numero 11 del mandala, eleva la vibracion del agua.
 
  Una vez termino el mandala, hago una llamada a mis amigos, tanto para hablarles del mandala como para pedir ayuda económica. Mi amigo Ignacio responde el mismo día y viene a ver el mandala, enseguida entiende la importancia de éste y se ofrece a financiarlo; también me pone en contacto con Mº Luisa, catedrática de arquitectura en Madrid, apasionada de la geometría sagrada, ella es quien digitaliza el mandala, pasando igual que yo, por un proceso de depuración y sanación, y también de activación, pues el mandala la empuja a retomar y terminar su tesis doctoral. Todo esto ocurre el 2009, después del mandala del despertar, canalizo otros mandalas que en ese momento no entiendo su significado mas profundo, solo veo geometría por todas partes.
 
  Una vez el mandala está impreso, empieza a venderse bastante bien, corre el boca a boca, pero después parece frenarse todo, entonces decidimos regalar los mandalas, algunos amigos que viajan al extranjero se llevan un buen fajo de mandalas para repartir. Más tarde volvemos a venderlos.
 
  Desde que empiezo a trabajar con el mandala del despertar, hasta que llega la información del primer taller, formo varios grupos de meditación que después de un tiempo se disuelven.
 
  En la fecha clave del 11-11-11 el grupo de meditación cambia, unos se van y otros llegan, y yo canalizo el primer taller. Nuevamente los maestros Sananda y Saint Germain me asisten, me hacen encontrar la clave en un dibujo de Nassim Haramein, cuyos trabajos conozco a partir de este momento. Me dicen, el “cuerpo Crístico”, hay que empezar a trabajar con él, hasta ahora habéis estado con los cuatro cuerpos inferiores, ahora hay que ir mas allá.
 
  Me hacen completar el dibujo de Nassim con las esferas pránicas con las que llevaba meses trabajando en las sanaciones y me concretan la ubicación de las esferas plata y oro y añadimos un icosaedro estrellado, nuevo merkaba, que sustituye a la estrella tetraédrica, pues este estuvo en proceso de cambio todo el año anterior.
 
Imagen de Nassim Haramein
 
  Aquí las ordenes para trabajar con el cuerpo Crístico son muy parecidas a las instrucciones para trabajar con el mandala, solo que concretamos la limpieza con las manos y la visualización de cada etapa, al igual que la puesta en marcha de las energías de luz que sí queremos; el trabajo del primer taller termina con la activación del cuerpo de luz a una vibración mayor, esto acelera el trabajo de sanación.
 
  No me dejan apenas tiempo para practicar conmigo misma, cuando ya me empujan a dar el primer taller en diciembre del 2011. Hacemos el taller en una casa junto al mar, propiedad de una de las asistentes. Los maestros intervienen con canalizaciones durante todo el taller, supliendo así mi falta de experiencia, dirigiendo los trabajos con gran intensidad y profundidad.
 
  En enero del 2012 empiezo a ver una serie de vídeos de Nassim Haramein, en un momento dado quedo paralizada por una imagen, la estructura de 64 tetraedros, los maestros me asisten todo el tiempo, me hacen parar y me dan información sobre dicha estructura e instrucciones para trabajar con ella, pues esa estructura está en nosotros a nivel individual y colectivo.
 
  Empiezo a canalizar el segundo taller, un taller en el que no solo nos trabajamos a nosotros, sino que también podemos trabajar a otros con una condición, que lo que trabajemos a los demás lo hayamos descubierto en nosotros y nos lo trabajemos a la vez, realmente empezando con nosotros mismos. En este tiempo paso por un gran numero de experiencias “paranormales” (por ponerle un nombre), están acelerando mi propio proceso para poder asistir a los demás.
 
  Y hasta aquí …, podéis encontrar dos vídeos en youtube sobre los talleres, en uno explico muy rápido y general a forma de introducción lo que son los talleres, y en el segundo explico una parte del primer taller para que cualquiera pueda empezar a trabajar por su cuenta. Los vídeos se llaman talleres del diamante de la vida.
 
  El mandala del despertar lo podéis encontrar en la librería Jaume de Monso de Palma, o bien contactando conmigo.
 
  Doy las gracias por esta oportunidad de dar a conocer estos trabajos y el gran amor de los maestros al dárnoslos. Un fuerte abrazo a tod@s
 
 
http://www.youtube.com/watch?v=fTDRSoCcOAU Introducción
 
http://www.youtube.com/watch?v=gez9jQcEy_c Primer Taller
 
Si os interesa me podéis contactar a través de email:
 
anaiahee@gmail.com
 
ó Teléfono: 871 935 128
 
Manuela Aguiló tiene la capacidad de ver las otras vidas, y de donde vienen los problemas, situaciones o emociones que vivimos, y tiene las herramientas para solucionarlo, también puede ser guiada a canalizar alguna información de guías o maestros.
 
 
Comment Form is loading comments...

 


 
Recomendaciones