EL MUNDO AL REVÉS

Por Ana María Ruiz

 

Imagen de Randy Scott Slavin
 
  Hoy me levanté con la sensación de que el mundo estaba al revés, una sensación extraña que ha hecho que viera mi alrededor de forma distinta y desde un rincón, sentada en una simple silla e imaginándome  todo girando alrededor, como si de una película se tratase.
 
  El mundo ha cambiado, lo sé y eso no es lo que realmente me preocupa. Me preocupan las reacciones de miles de personas al cambio, a caminar por escuetos senderos con escasa luz.
 
  Al final somos animales con un instinto de sobrevivir a todo, ese es el instinto primario, el de permanecer, el de estar, el de luchar por vivir, en definitiva, vivir, para eso fuimos creados.
 
  Veo a un mundo dañado, lastimado, dolido y con demasiados rencores volcados en nuestro igual, sin darnos cuenta que utilizamos y somos utilizados sin descanso, hasta el agotamiento más profundo…
 
  Hoy, sentada en mi silla, miré a mi alrededor en busca de una señal que me indicara el camino, busqué en personas, en noticias, en situaciones, busqué por todos sitios , hasta en los rincones más ocultos de mi mente. Busqué y busqué ahí fuera una respuesta a este comportamiento tan desordenado que llevamos.
 
  No está dentro de mi normalidad que roces a alguien por la calle y te devuelva una mirada de reto,… ; ya, entiendo, debía tener un mal día.
 
  No es normal que no escuchemos,  que gritemos para quedar por encima de nuestro interlocutor, intentando así tener más razón. Perseguimos algo que no tenemos, la razón, esa razón que hoy está perdida y que no sabemos valorar.  
 
  ¿Quizá no somos responsables? ¿Quizá buscamos respuestas en el sitio equivocado?
 
  Mi respuesta es clara, buscamos siempre fuera y el mundo al revés es un reflejo de nuestro mundo interior, a veces desordenado y caótico, que desde hoy me he propuesto caminar.
 
  Hoy he visto el sol de forma distinta, lo he visto brillar con inmensidad, con fuerza , con mucha luz , luz que me ha hecho despertar de un sueño con ilusión, sabiendo que la respuesta está Aquí y Ahora, dentro de mí.
 
  Quizá el mundo no esté al revés, tan sólo sean nuestros ojos los que maquillen y distorsionen realidades que no percibimos; centrarnos en nosotros mismos suena a egoísta pero nos hemos olvidado y ya casi ni nos conocemos.
 
  Quizá ese egoísmo mal entendido sea necesario para el gran cambio globalizado que en estos momentos todos estamos llevando a cabo.
 
Imagen de Randy Scott Slavin
 
 
Puedes escuchar el artículo aquí
 
 
Comment Form is loading comments...

 


 
Recomendaciones