LAS CINCO RAZONES POR LAS QUE NO ESTOY ILUMINADO (O POR LAS QUE SUFRO)

Por Joan Umbert Font

 

    Después de varios años de pruebas y preparación por parte de Ken Wilber, ya que él no puede ir por ahí enseñando, por su grave enfermedad, el pasado mes de diciembre envió a Colin Bigelow por el mundo para que impartiera su primer curso pautado de Espiritualidad Integral, al que da un nombre curioso "Las cinco razones por las que aún no estás iluminad@". Colin acepta ese reto y como un fiel testigo del hacer y sentir de
Ken, encarna las enseñanzas desde hace muchos años para ahora transmitirlas al mundo. 
 
  Así pues, sin más preámbulos, veamos cuales son estas cinco razones:
 
  1.- Conceptualizo o cualifico: trato de poner atributos al Espíritu.
  2.- Objetivizo: experimento objetos separados. Dualismo sin Unidad.
  3.- Diferencio: no percibo Plenitud ni Unidad.
  4.- Busco el Espíritu: lo cual implica que creo que estoy fuera de Él. Falta de Fe.
  5.- Soy incapaz de Amar incondicionalmente: selecciono a quien amar.
 
  Sobre la primera razón, Colin comentó que Nagarjuna ya advirtió que las religiones ascendentes que nos llevaban a la consciencia sin objeto eran terriblemente ¡¡dualistas!! Y que la Realidad Plena no puede ser dualista. Dualistas, ya que no puedes calificar al Espíritu de infinito, contraponiéndolo a lo finito. Lo finito también pertenece al Espíritu.
 
  Sobre la segunda razón, Colin dijo: "el mundo de la forma no es problema, sino que el problema es experimentarlo como objeto separado de mi. No estoy en una sala, sino que esta sala emerge en mi conciencia".
 
  Sobre la tercera razón: diferencio todo y no percibo Unidad, Colin dijo que es una actividad que podemos detener. Soy conciencia sin tiempo. SOY y punto. Uno con Brahman, Uno con Todo. El-Uno-sin-un-dos.
 
 
Colin Bigelow   Ken Wilber
 
  La cuarta razón: busco el Espíritu. Lo busco porque no lo veo. Busco lo que YA está AQUÍ. El presente es la puerta a lo infinito, dijo Colin. Pienso que debo hacer algo para conocer al Espíritu. No meditar "para" iluminarme, sino meditar porque ya estoy iluminado. Entonces la meditación es GRATITUD infinita. Cualquier acto, desde la LUZ, es GRATITUD infinita. YA ESTOY ILUMINADO. YA ESTÁS ILUMINADO. YA ESTÁN ILUMINADOS. Lo dicen todos los sabios. Hagámosles caso, un poco de fe basta.
 
Y la quinta razón: es la falta de amor incondicional. Selecciono a quien amar, y en qué medida amar. Por eso sufro. Por tanto amo sin medida.
 
  Esas cinco razones son una especie de síntesis de las razones que han dado la mayoría de las grandes religiones a lo largo de la historia. Tenemos ante nosotros una herramienta muy potente, que talvez sume la fuerza de cada una de esas conclusiones que nos dieron los seres más impresionantes que ha visto la humanidad. La primera razón la vemos en el Budismo Madhyamaka (Nagarjuna); la segunda la encontramos en el Yogachara; la tercera está en el Vedanta; la cuarta está en el Dzogchen y Budismo Tibetano; y la quinta en el cristianismo.
 
  Colin Bigelow nos dijo que había muchas más razones por las que no estamos iluminados, como por ejemplo: la falta de FE. Si ya estoy iluminado, ¿por qué no me dejo guiar por el Espíritu? ¿Por qué no tengo confianza? ¿Por qué tengo miedo? Dudo de la guía del Espíritu, tengo miedo a ceder el control de mi mismo. Y aunque parezca una paradoja, al ceder el timón al Espíritu, el "Yo" no pierde el control. Al ego le aterra esa idea. Es una de las últimas puertas sin puerta para atravesar. Grandes sabios ya nos han hablado del gran poder de la Fe (“... si tan sólo fuera como un grano de mostaza…”).
 
 
 
  Si necesitases más información:
 
  Joan Umbert Font
  Licenciado en pedagogía
 
  Tlf. 699 302 849
 
  joanumbertfont@gmail.com
 
 
Comment Form is loading comments...

 


 
Recomendaciones