Por Sallie Tsui Sien - maestra feng shui


  La astrología china representa un arte sofisticado de previsión, que se basa mayormente en la teoría china de los cinco elementos, y nos permite investigar el potencial y el misterio de nuestra vida a través de nuestros datos de nacimiento. El sistema más popular de los varios que componen la astrología china es el Ba Zi, conocido también como los Cuatro Pilares del Destino. Este sistema emplea los datos de nacimiento de un individuo para trazar el camino potencial de su vida. El cálculo Ba Zi nos permite averiguar las influencias cíclicas que nos afectan individualmente en las áreas de familia, amigos/as, relaciones personales, prosperidad, reputación, reconocimiento, carrera, estudios, socios, negocios y salud.

  A diferencia de lo que se tiende a creer, la astrología china no es un arte semejante a la videncia sino un arte que da poder a un individuo en el sentido de que le facilita información imprescindible acerca de sí mismo que le permite tomar decisiones acertadas en los momentos más decisivos de su vida. La vista china del universo es que nuestro destino está influenciado por tres factores de suma importancia que son el cielo (el tiempo), la tierra (el espacio) y el ser humano (las acciones).


  La filosofía china es que se consiguen la felicidad y el éxito por medio de “hacer la cosa correcta en el lugar correcto y en el momento correcto”


  El Ba Zi traduce nuestros datos de nacimiento que consisten en el año, mes, día y la hora de nacimiento en cuatro parejas de caracteres chinos distintos. Cada pareja se conoce como un pilar, lo cual explica el término “los Cuatro Pilares”. Cada pilar posee un tronco celestial y una rama terrestre. Existen diez distintos troncos celestiales que consisten en las variaciones yin y yang de los cinco elementos, que son la madera, la tierra, el agua, el fuego y el metal.


  Las doce ramas terrestres se reconocen por su nombramiento como animales del zodiaco y son representaciones del “qi” (energía) de los cinco elementos.


  Nuestro mapa de los Cuatro Pilares se asemeja a un boceto biológico de nuestra vida. Este mapa nos permite avistar nuestro carácter, composición emocional y reacciones más probables ante situaciones complejas o estresantes. También nos facilita un entendimiento de nuestros puntos fuertes y débiles y los obstáculos y retos que nos presentarán los mayores desafíos en el futuro.


  Podemos aprovechar esta información para mejorar el rendimiento laboral, fortalecer las relaciones personales, reducir el impacto de las debilidades, maximizar las ventajas que produzcan los talentos y llegar a decisiones acertadas conforme a las previsiones de las influencias anuales. Sin embargo, nunca se puede descartar el factor de la fortuna por lo cual es imprescindible darse cuenta de que no podemos “controlar” la vida sino meramente intentar “orientarla” hacia el fin anhelado. El objetivo de un análisis de los Cuatro Pilares es ayudarnos a entender los ciclos de la fortuna y la manera en la que éstos influencien nuestra vida de modo que estemos en condiciones de intentar manejar nuestro propio destino en vez de dejar la vida sometida al azar.



  Desde hace mucho tiempo, la creencia occidental era que la astrología china radicaba en la lectura del carácter de un individuo según el animal del zodiaco que representaba su año de nacimiento. La verdad es que esta opinión representa una profunda falta de comprensión de lo que es la astrología china. El arte y la clave de una lectura de los Cuatro Pilares es el análisis del tronco celestial del “día” de nacimiento.


  De por sí, este elemento nos proporciona una indicación de la cualidad innata de un individuo. Valorar los efectos de los demás elementos y la manera en la que éstos interactúan con el elemento del “día” nos permiten entender el carácter del individuo, debido a lo cual podremos anticipar su reacción más probable ante una situación así como el proceso que le induce a reaccionar de tal manera.


  Los doce animales del zodiaco desempeñan varios papeles en la lectura de un mapa de los cuatro pilares. El más importante es que nos proporcionan el elemento del “tiempo” cuando analicemos la potencia de un elemento así como la previsión de acontecimientos. Conforme a las distintas relaciones que surjan entre los doce animales del zodiaco (como la de combinación, conflicto, daño, destrucción y castigo) se producirá una determinada reacción que afectará la vida del individuo.


  Conforme a las distintas relaciones que surjan entre los doce animales del zodiaco (como la de combinación, conflicto, daño, destrucción y castigo) se producirá una determinada reacción que afectará la vida del individuo.


  Este análisis nos facilita información sobre los aspectos de la vida que se verán afectados o positiva o negativamente de manera que estemos más en condiciones de tomar decisiones basadas en factores concretos, prepararnos para aprovechar las influencias favorables y también tomar las medidas necesarias para evitar o mitigar los efectos de un desenlace desafortunado.


  Si le interesa conocer su “elemento del día”, puede seguir este enlace. Todo cuanto tiene que hacer es introducir su fecha de nacimiento y la calculadora le ayudará a elaborar su mapa de los cuatro pilares:


  http://www.fengshuifoundation.com/esp/calculador_los_cuatro_pilares.htm


  Feng Shui Foundation

 www.fengshuifoundation.com

 info@fengshuifoundation.com