Por Silvia Orús, esteticista


  ¿Qué es la vitamina C y para qué nos sirve?

  La vitamina C es muy necesaria para nuestro crecimiento y desarrollo. Es esencial para la salud, ya que nos protege de gran número de enfermedades crónicas y es un fantástico antioxidante, “los cuales nos bloquean parte del daño causado por los radicales libres”.

  El cuerpo humano, no produce Vitamina C, ni tampoco la almacena, así que no nos queda más remedio que incluir en nuestra dieta diaria alimentos que la contengan, como son toda clase de frutas y verduras, en especial cítricos como la naranja y el limón.

  ¿Qué son los radicales libres?

  La piel a lo largo de su vida, se ve sometida a continuos factores que pueden llegar a acelerar su proceso natural de envejecimiento. La constante exposición a condiciones ambientales tales como: las radiacciones solares, la polución, el tabaco y el estrés, entre otros, puede generar un exceso de radicales libres en la piel. Estos actúan sobre la piel causando signos visibles de envejecimiento cutáneo, como pérdida de elasticidad, pérdida de firmeza, pérdida de hidratación, formación de arrugas, líneas de expresión y la aparición de manchas oscuras.


  ¿Qué beneficios nos aporta esta Vitamina C sobre la piel?

  - ACCION ANTIOXIDANTE- neutralizando la acción negativa de los radicales libres.

  - ACCION REAFIRMANTE- retardando la perdida de elasticidad y asi evitando la flacidez.

  - ACCION PROTECTORA- refuerza las defensas propias de la piel.

  - ACCION DESPIGMENTANTE- aclara las hipercromías cutáneas interfiriendo en la síntesis de melanina.


  Existen productos, que ofrecen a la piel el nivel necesario de esta Vitamina, algo imposible de conseguir mediante las concentraciones de Vitamina C que nuestro propio organismo recibe a través de la alimentación.