Por Luís Bisquerra


  Aunque la fruta de Mangostán existe desde hace miles de años, no es muy conocida en el mundo occidental. Cultivada típicamente en el sudeste asiático, su sabor no tiene comparación.


  El árbol es de tipo perenne, de hojas ásperas y da un fruto comestible del tamaño de una mandarina cuyo nombre científico es: Garcinia mangostana. El mangostán es de cáscara dura, de color caoba y con una pulpa dulce y jugosa, siendo su tamaño aproximado al de una mandarina. Esta fruta también es conocida como: “La Reina de las frutas”.

  Es bien sabido que en los países del sudeste asiático, aparte de comerla por su rico sabor, es usada desde tiempos ancestrales como remedio a muchísimas patologías como la disentería, gastritis, migrañas, alergias y un largo sin fin de enfermedades, así como para tratar problemas de la piel, tales como: dermatitis, soriasis, acné, quemaduras, etc.

  ¿Pero qué tiene esta fruta que la hace tan especial? Se ha comprobado, tras muchos años de investigación, que el Mangostán es muy rico en unos fitonutrientes llamados XANTONAS los cuales están concentrados principalmente en su pericarpio o cáscara. Estas poderosas moléculas son reconocidas por la ciencia como los fitonutrientes más potentes que se han descubierto a la fecha. Se han encontrado más de 200 xantonas en la naturaleza, sin embargo, de todas las frutas que existen, ninguna tiene una cantidad mayor a 8 xantonas. Por lo tanto, es muy destacable reseñar que las investigaciones llevadas a cabo revelan que se han identificado a fecha de hoy más de 45 de estos fitonutrientes en la fruta de Mangostán. Estas moléculas son consideradas por los expertos como los antioxidantes más poderosos.


  Los estudios muestran que las xantonas poseen propiedades que ayudan a mantener la salud intestinal, fortalecer el sistema inmunológico, neutralizar radicales libres, ayuda al funcionamiento de cartílagos y articulaciones y a promover un sistema respiratorio sano.


  Puede prevenir y tratar enfermedades en las que hay una inflamación presente, tales como artritis, gastritis, etc. Se ha demostrado que intervienen en la importante mejoría de enfermedades como el cáncer, la diabetes, fibromialgia, alergias, hipertensión, etc. Protege el sistema cardiovascular, digestivo y nervioso, tiene principios activos contra el envejecimiento y disminuye los valores del colesterol, entre otros muchos beneficios.


  Como ya hemos visto, la mayor parte de las propiedades de esta fruta residen en la cáscara que es precisamente lo que no se come, de ahí, que se haya creado unexclusivo puré obtenido de la fruta entera del Mangostán. El zumo obtenido ofrece el 100% de las propiedades del Mangostán a través de una fórmula única y patentada.


  Más información en: luisbisquerra@gmail.com