Mascarilla para el cabello casera

Por Xisca Juan Bauzá

Me gustaría enseñaros cómo realizar una mascarilla para el cabello casera, una mascarilla hidratante y mineralizante.

 

Utilizaremos unos componentes de lo más sencillos, de esos componentes que todos podemos encontrar en casa, espero que os guste.

 

Mezclamos en un tarro de cristal una taza de miel pura, media taza de aceite de oliva de primera presión en frío y tres cucharadas de zumo de naranja.

 

Lo mezclamos bien y lo tapamos. Déjalo reposar durante 48 horas para aumentar al máximo las propiedades y los principios activos de esta mascarilla.

 

Aplícatelo con el cabello seco, de raíces a puntas. Masajea bien toda la cabeza y cubre con un plástico para crear calor.

 

Pasada media hora, lávate con champú y para el último enjuague puedes usar vinagre de sidra.

 

La miel aporta vitaminas del grupo B, que nuestro cuero cabelludo absorberá ayudando al folículo piloso y reparando al fibra capilar. El aceite de oliva deja una melena brillante, repara las puntas quebradizas e hidrata. Contiene vitamina C que estimula la formación de colágeno, vitamina E que es antioxidante y vitamina A, que activa la regeneración celular y cicatriza la piel.

 

La naranja contiene ácido cítrico, magnesio, fósforo y hierro que embellecen el cabello.

 

Si tienes el pelo rubio, puedes sustituir el zumo de naranja por zumo de limón o por una infusión de manzanilla o siempreviva. Sin embargo, si tienes el cabello castaño o moreno, sustitúyelo por una infusión de salvia.

 

También puedes sustituir el zumo de naranja dependiendo de tus necesidades, por una infusión de cola de caballo en caso de caída de cabello y fragilidad capilar. Por una infusión de abedul si tienes el pelo graso o por una infusión de capuchina si hay caspa.

 

Aprovecha cuando la luna está en piscis para preparar esta mascarilla. Es la luna más mística y rige la piel y el pelo.

 

Y recuerda: lo que es bueno para dentro, lo es también para fuera.