Por Milena Llop Postic

"El Amor es el botiquín del Universo"

¿Qué es la Cábala?

El auge de la Cábala en el mundo occidental nos permite acercarnos a esta tradición milenaria, sustrato de la mayoría de disciplinas de crecimiento espiritual. Entendemos la Cábala como un sistema filosófico revelado al ser humano para contestar las eternas preguntas del hombre acerca de la naturaleza del mundo, del universo y del destino de la humanidad. Si bien se asocia al estudio de la teología hebrea, la autenticidad de la Cábala trasciende el dogma. Es un saber místico y meditativo, un camino de elevación espiritual. Una enseñanza que ha pasado de maestro a discípulo porque su transmisión es oral. Su origen se remonta a trece siglos

antes de Cristo, si bien se transcribe mucho más tarde mediante la redacción de grandes libros sagrados, como la Torah, el Zohar o el Sepher Yetzirah, entre otros muchos, a partir de los siglos XI, XII de nuestra era.

 

El Mundo de la Cábala

La concepción del Mundo según la Cábala se genera a partir de una ecuación primordial que pone en movimiento diferentes estados de conciencia que evolucionan en aspectos más y más perfectos, tratando de establecer un código que integre la existencia del universo en su expresión macro y microcósmica, es decir desde lo más grande a lo más pequeño de nuestra naturaleza. A partir de ahí, se hilvana la historia, se analiza y comprenden los aspectos del funcionamiento del mundo creado, de lo que experimentamos, de nuestras tendencias personales, físicas, emotivas, psíquicas y espirituales.

 

La Cábala es un legado que pertenece a la humanidad y que ahora se está revelando más allá de cualquier pertenencia a una raza o credo. El esplendor de la Cábala vuelve a emerger porque empezamos a entender que la patria nos es un lugar geográfico, está situada en el corazón.

 

Actualmente existe un creciente interés por comprender esos misterios cabalísticos hasta ahora reservados a unos cuantos eruditos, sacándolos de su contexto dogmático.

 

Propósitos del estudio de la Cábala

El propósito de la Cábala es la de abrazar la visión holística del mundo. En sus enseñanzas encontramos con todo detalle el principio de la vida. La potencia extraordinaria de su discurso nos ayuda a traspasar la idea de la energía inerte, para descubrir en lo más profundo de nuestro ser, la luz que nos habita.

Esa luz interior es la que nos guía y cambia nuestras perspectivas de vida, se abre paso en la conciencia y nos introduce en un mundo repleto de significado, en una existencia conectada con la fuente del Saber. Es cuando todo cobra sentido y entendemos los propósitos de nuestra existencia. La Cábala nos descubre que somos Amor y nos aleja del temor.

Las enseñanzas cabalísticas nos permiten utilizar nuestras propias herramientas sin necesidad de recurrir al maestro exterior, al gurú. Nadie tiene la llave de nuestro bienestar más que nosotros mismos, y el objetivo de la vida es que nuestra existencia corpórea sea plena y feliz. De la misma forma que las leyes físicas, como la gravedad o el magnetismo coexisten independientemente de nuestra voluntad y conciencia, las leyes Espirituales del Universo afectan nuestra vida en todo momento. La Cábala nos facilita el aprendizaje de estas leyes que nos ayudan a alcanzar la armonía integral.

La visión del cabalista

Ser cabalista no es un título honorífico, no hay fórmulas mágicas. Para serlo hay que estudiar sus conceptos desde la conciencia amorosa, es cuando empezaremos a encontrar respuestas, las que atañen las eternas preguntas que se formula el ser humano desde siempre: ¿Cómo hemos sido creados, con qué propósito?

La visión del cabalista nos hace sabios desde la intuición, no la erudición. Descubrir quiénes somos y por qué estamos aquí es el propósito del cabalista. El alma en tránsito aprende a reconocerse a sí misma y entrena el espíritu en ese saber interior que ya no puede seguir oculto. Estudiar la estructura de la Cábala nos adentra en el misterio de la creación del mundo.

La habilidad del cabalista es saber manejar la fuente de luz interior y saber orientarla hacia el lugar donde deseamos dirigirnos. La forma de manejar este material lumínico es mediante el pensamiento amoroso y la puesta en práctica de ese pensamiento. Somos un conjunto de chispas de luz bendecidas, y cuando percibimos el baile de esas chispas y su propósito, termina la filosofía, empieza de verdad la enseñanza práctica de la Cábala. Las palabras de Rabbi Nahman nos ilustran este concepto: La Cábala es el justo equilibrio entre el amor de la sabiduría y la sabiduría del amor.

 

La Cábala y la vida

Descubrí y estudio Cábala desde hace más de treinta años. Esta ciencia me fue transmitida también de Maestro a discípulo por mi padre, Kabaleb, (Girona, 1927-1991), periodista, escritor y cabalista. Él fue quien recuperó para muchos este saber cifrado, hermético y nos lo ofreció.

Son sus enseñanzas, porque la interpretación de la Cábala es una revelación personal. Descubrí que eran poderosas herramientas de transformación y un medio para acercarme a mi propia vida y a la visión divina del mundo. Transformaron mi existencia. Como bien decía Kabaleb, “Se trata de vivir el cielo en la tierra y aprender a descubrir al maestro interior”. Nos aseguraba que es en el acontecer de cada día donde podemos aplicar esta sabiduría aplicando las leyes del universo, las del Orden y del Amor. Al asimilarlas nuestra vida mejora y nos permite alcanzar una mayor plenitud en todos los ámbitos de nuestra experiencia terrenal.

 

Milena Llop http://www.redmilenaria.com